8 Myths Spanish

 

8 mitos en los que los tecnólogos creen pero que hunden los negocios

La mayoría de los tecnólogos tienen poco interés en la mecánica de comenzar y construir un negocio. Es por esto que recomiendo que encuentren un cofundador que ame los retos empresariales, incluyendo el marketing y las finanzas. Normalmente visualizo una propiedad dividida 50-50 por sus esfuerzos, pero todos los ingenieros consideran que el lado de la tecnología merece la participación mayoritaria.

De hecho, una amiga empresaria, que hizo millones gracias a su experiencia en marketing, aseguró recientemente que la mayoría de los inventores fallan en los negocios porque se niegan a creer que cualquier experiencia o experticia en negocios valga más de 5% en el capital de los socios. Si te consideras un tecnólogo, probablemente creas y puede que propagues uno de los siguientes mitos:

  1. La prioridad principal del financiamiento debería ser desarrollar la tecnología. Los inversionistas externos están más interesados en escalar un modelo de negocios probado, no en la investigación y el desarrollo. Por lo tanto, es una pérdida de tiempo para la mayoría de los emprendedores comenzar a buscar inversionistas sin tener el producto y algunos ingresos de clientes. La mayoría de los fundadores arranca el desarrollo del producto.
  2. Las soluciones fabulosas requieren de una gran tecnología. El éxito empresarial requiere que los clientes vean una solución como emocionante, y rara vez se interesan acerca de la tecnología que está detrás. Exhorto a los emprendedores a mantenerlo simple, comenzando con un producto mínimo viable (MVP) y probándolo con los primeros clientes. Las mejores tecnologías son apenas visibles y de bajo costo.
  3. La nueva tecnología es tan emocionante que se vende a sí misma. La realidad es que los clientes y empresas por igual tienen miedo a las nuevas tecnologías debido a la curva de aprendizaje, problemas potenciales y calidad y efectos secundarios. Este miedo puede fácilmente anular sus miedos al problema que la tecnología busca resolver. La gente de negocios sabe cómo minimizar la tecnología y mercadear el valor de la solución.
  4. El marketing es un mal necesario para enmascarar una tecnología deficiente. En el mundo actual de la sobrecarga de información, todos confían en el marketing y la social media para encontrar soluciones que se adapten a sus necesidades. Incluso las mejores soluciones técnicas a menudo fallan debido a la falta de un buen marketing. Los esfuerzos adecuados de marketing pueden llegar a costar tanto como la propia tecnología.
  5. No puedes construir un modelo de negocios hasta que la tecnología esté finalizada. De hecho, elaborar un modelo de negocios, comenzando con la oportunidad de mercado y la segmentación de clientes, es la única manera de saber cuánto puedes permitirte gastar en la tecnología. La tecnología que no puede ser vendida para obtener ganancias o que apela sólo a los primeros adoptantes no es un negocio viable.
  6. Las patentes no valen el esfuerzo, porque las grandes compañías van a ganar. La propiedad intelectual es un tema de negocios, no un tema técnico. Las patentes pueden elevar la valoración que hacen los inversionistas a una startup a tanto como un millón de dólares, y atraerán adquisiciones en vez de imitadores. Se pueden aplicar patentes a interfaces de usuarios innovadoras, procesadores o a un nuevo algoritmo tecnológico.
  7. Los esfuerzos de negocio deberían comenzar sólo después de que el producto está listo. Los expertos de negocios de ahora a menudo recomiendan que los emprendedores comiencen su marketing primero para confirmar que tienen un verdadero interés de los clientes y un concepto de producto atrayente. Las implementaciones elegantes pueden ser muy costosas o complejas para clientes no técnicos.
  8. Perfeccionar la tecnología de forma temprana elimina la mayor parte de los riesgos del negocio. Es cierto que los inventos no pueden programarse, pero es igualmente cierto que los clientes no pueden inventarse. El mayor riesgo es tratar de vender una solución que los clientes no necesitan o no quieren.

Todo esto no significa que un gran tecnólogo no pueda nunca ser un gran empresario, pero sí sugiere que las habilidades de negocios son tan necesarias como las habilidades técnicas para el éxito de la startup. Pocas personas tienen ambas, aunque existen algunas excepciones notables como Mark Zuckerberg de Facebook y a Elon Musk, fundador de Tesla Motors, SpaceX y otras compañías. Pero las probabilidades de que seas el próximo siguen estando en tu contra.

La alternativa es encontrar un cofundador que pueda proporcionar el ingenio comercial, como lo hizo Bill Gates con Steve Ballmer para Microsoft, y Google incorporando a Eric Schmidt. Personalmente soy un tecnólogo, y siempre me decepciona cuando una buena tecnología languidece en el banquillo por 20 años porque no acepta la realidad de los negocios. No dejes que un par de mitos te impidan cambiar el mundo.

Marty Zwilling

John Miller
Follow us

John Miller

John has worked in investment banking for 10 years and is the main author at 7 Binary Options. He holds a Master's degree in Economics.
John Miller
Follow us

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *